Dollwrist

Un Hombre y una Mujer Ocupan un espacio, un lugar en el que una ha atrapado al otro. Aura, una actriz que se ha venido a menos, espera a su victima Exequiel, un joven con ambiciones de escritor que trabaja en una televisora de “Office Boy” este será victima y victimario en ese lugar el cual han edificado para sus complejos, temores y, por qué no, pasiones. Con todo, estas pasiones terminan en un drama que poco sabemos si están en la realidad o forman parte de una metáfora de la violencia que ha vnido contribuyendo con la sociedad de consumo,afiche-de-dollwrist.jpg representada en el fenómeno de la televisión como una de sus máximas de expresión, responde de alguna manera a un teatro político, pero que a un tiempo nos dice en ese final del drama qué tan cuestionado pueden salir los individuos, representados acá en uno personajes derrotados por no haber evolucionado como individuos íntegros y de perfil humano. Al contrario, el público se encontrará con un desenlace el cual se le aparentará cotidiano y comprometedor.

 

…Para nosotros, el espectáculo resultó placentero y un tanto erotizante. En otro país, los actores se habrían desnudado y aceptado unos cuantos rituales sexuales, pero aquí en Caracas algunas pautas sociales y legales han creado obstáculos para ver y disfrutar de algo que es muy corriente y hasta frecuente en otros escenarios donde el teatro no es sólo representación. Lo mostrado es más que satisfactorio y ha permitido ponderar las innegables condiciones de los histriones ahí involucrados. Y, por supuesto, hay un autor muy feliz por haber podido mostrar su obra a más espectadores que sacarán sus rotundas conclusiones.¡Se hace camino al andar, canta el poeta!

Edgar Moreno-Uribe/El espectador

 

…Un drama denso con aguzada mordacidad, toques de humor corrosivo, “diálogos cargados de intenciones y subintenciones” [y] personajes chisposos” que parecen no poder escapar a un inexorable final.Martins apela al doble significado de la palabra Dollwrist que en el contexto de la pieza adquiere una significación de maniquí de vitrina o muñeco que emplean algunas tiendas para exhibir ropa en las vitrinas o que se emplean en los estudios de TV.

Carlos Herrera/www.cantv.net/entretenimiento

 

 

| Deja un comentario

Cartas del corazón para Edith Piaf

Un animador de programas de autoestima de la
televisión, quien un día no consigue ninguna razón1-piaf-estival-teatro-300-dpi-mail.jpg
para continuar con la audiencia, tendrá que recordar, junto con su público, muchas de las cartas que recibe a diario, con la diferencia de que ese día leerá y será parte a su vez de las anécdotas de aquellas cartas. Porque el espacio íntimo entre los relatos y el lector-público queda reducido a una simple noción de las emociones y el encanto musical de Edith Piaf. Sin que su interlocutor sepa en definitiva qué papel desempeñan los personajes que interpreta y cuál puede ser el resultado de leer cartas que tienen consigo historias de amor, humor y dolor. Dolor que se identifica con un sentido de lo urbano y lo prosaico a objeto de relatar la vida y la pasión de un hombre que se sabe en el fracaso y la mediocridad. Con todo, queda cuestionado todo evento de autoestima, dejando en evidencia la estupidez de su hecho mediático.

Texto publicado en la edición Cartas del corazón para Edith Piaf y otras piezas por la editorial The Latino Press de Nueva York.

 

Recientemente participó en el festival Off Art de Margarita con la mención especial por la iterpretación del actor José Sánchez.

Se presentó con éxito en el II Festival Internacional de Monólogos en Venezuela, en el teatro Sarn Martín de Caracas, actividad organizada por el Instituto de las Artes Escénicas y Musicales (IAEM)

 

...Sánchez es un intérprete que ante todo conduce emociones y sin dudas supo explorar las situaciones que el rol encomendado le deparó. Este ser solitario, al margen de sus propios engaños, hace de la voz de Edith Piaff su única compañía en la herrumbre de una habitación solitaria, sin otra voz, sin otra comunicación de retorno que el canal frío de un televisor con el que dialoga. Sánchez recoge sus cartas del corazón y su emoción final nos embarga hasta las lágrimas.

Rodolfo Rodríguez/teatroenmiami.net

Cartas del corazón para Edith Piaf, escrita y dirigida por Juan Martins. Que afortunadamente ha llegado a nosotros; enmarcada en la programación del pasado II Festival Internacional de Monólogos; gracias al IAEM. Su director, que aparece, tras su eclipse de inspiración, con una majestad absoluta, acreditándose como uno de los directores más completos y coherentes del momento presente… (más)

Carlos Rojas
Especial para el Diario Vea/Un punto de vista

| Deja un comentario

Acceso a las piezas de Juan Martins

juan-martins.gif

Para cualquier comunicación directa con el autor, véase «Contacto» en la sección de páginas en este weblog.

Textos

Publicado en Textos | Deja un comentario